Visita de una ambulancia

 

Gracias al enfermero Miguel Díaz y a la Cruz Roja, a través del departamento de salud y socorro, los niños y niñas de Myland pudieron disfrutar de la visita de una Ambulancia en la propia escuela.

 

Gracias a esta actividad pudieron conocer los entresijos de la ambulancia, verla y tocarla por dentro, activar las sirenas y señales luminosas, etc… Todo esto cuidadosamente explicado por Miguel que además nos fue contando anécdotas y datos curiosos. Nos explicó el funcionamiento de la mayoría de los aparatos y equipos que la ambulancia lleva a bordo, observamos cómo en el interior todo está cuidadosamente colocado para que no se caiga en los desplazamientos y para que sea fácil de encontrar en caso de una emergencia.

Además, realizaron un simulacro donde pudieron observar la forma de proceder ante un accidente, cómo se desplaza a los heridos y cómo funciona la camilla plegable.

 

Acercar a las escuelas este tipo de actividades tienen numerosas ventajas:

  • Acercan realidades profesionales a los pequeños.
  • Se familiarizan en caso de posibles accidentes directos o de familiares o personas cercanas pueden vivirlo con más naturalidad y tranquilidad. Si alguna vez tuvieran que ser asistidos por una ambulancia.

Queremos compartir con vosotros la valoración que nos ha llegado de parte de Marta, alumna del CSU “Educación Activa y acompañamiento respetuoso a la infancia” impartido por La Violeta, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos, tras realizar su periodo de prácticas de observación con nosotros.

Ha sido un placer contar contigo en nuestra escuela y para lo que necesitas las puertas de Myland siempre estarán abiertas.

Mi tema de observación eran los conflictos y límites, antes de mi visita a
Myland siento que vivía este tema con cierta ansiedad y confusión…necesitaba que me
aleccionasen sobre cuáles son los límites “buenos o correctos” y me diesen la receta
mágica para evitar los conflictos…
He podido comprender que el origen de los conflictos es básicamente
emocional, y “los hechos” la excusa buscada por los niños para descargar las
emociones que los embargan.
Así que siento que todo se reduce a observar, escuchar y permitir la expresión
de la emoción, muchas veces escondida, y acompañarla.
Como norma general, en Myland no se interviene en los conflictos entre los
niños hasta que ellos mismos requieren al adulto, o se produce algún comportamiento
que quiebra la premisa del respeto mutuo.
La intervención del adulto siempre se produce escuchando a todas las partes
implicadas y acompañando emocionalmente al niño o niños que lo necesitan.
Por otro lado y respecto a la imposición de límites la clave está en ofrecer
posibilidades que faciliten el respeto mutuo de manera constante e intentando no
utilizar demasiado la palabra no.
Las generalizaciones en cuanto a conductas o comportamientos adecuados
siempre son referidos al contexto de la escuela: aquí en Myland nos respetamos, nos
escuchamos, nos pedimos las cosas por favor…etc.
Al final los límites son muy claros y es difícil que se rompan puesto que todos
intervienen en su mantenimiento.
De hecho han sido los niños los que me han instruido en las normas y límites de
Myland.”
Gracias…
A Cynthia por su maravilloso proyecto, y a Almudena, Alejandro y Rubén por su
cariñosa acogida y sus sabios consejos.
Y a los niños de Myland por la libertad que he podido experimentar junto a ellos y su
compartir conmigo. Los llevo en mi corazón.

PRESTAR, REGALAR E INTERCAMBIAR ENTRE IGUALES.

Los niños y niñas hasta cierta edad tienen dificultad para compartir e intercambiar. Esta es una parte normal del proceso de desarrollo. Saber y aceptar esto es importante para no forzar procesos y generar una actitud generosa real.

En la escuela es donde suelen aparecer más situaciones de socialización y es donde toma especial importancia este acto de prestar, regalar e intercambiar entre iguales.

Multitud de juegos tradicionales como los “sellos” o las “estampitas” favorecen estas relaciones de intercambio entre iguales. Hoy en día con los zoomblings o las estampas de futbol se siguen generando en las escuelas situaciones de intercambio, regalos o préstamos. Cuando en escuelas como la nuestra se mezclan grupos de diferentes edades, hay que prestar especial atención para que estas relaciones sean lo más sanas posibles.

Prestar: Prestar implica dejar a alguien una posesión propia para su disfrute solo por un tiempo. Puede ser un gesto totalmente natural y espontaneo, pero si se da en niños menores de 4 años puede llevar a conflictos. El hecho de que no tengan completamente integrado el concepto de paso del tiempo y que aún se encuentre en una etapa egocéntrica puede generar malos entendidos. Puedo darle algo a un compañero y arrepentirme justo en el momento que lo veo alejarse de mí, puedo pensar que 30 segundos es tiempo suficiente y el otro niño quedarse disgustado…Un sinfín de situaciones pueden darse en este proceso de relación entre iguales. El niño en crecimiento desarrolla apegos a las cosas, así como a las personas. Esta capacidad de formar apegos fuertes es importante para ser una persona emocionalmente sana. Algunos niños se apegan tanto a un juguete que éste acaba convirtiéndose, para ellos, en parte de yo del propio niño.

Cuando observamos situaciones de préstamo entre iguales debemos quedarnos atentos, sin intervenir, solo observando. En el caso que se produzca algún conflicto podemos actuar acogiendo a los dos niños que están aprendiendo a compartir y explicando cómo se siente cada uno. Seguramente uno de los dos (o los dos) esté frustrado y es importante acompañar esta frustración. Nunca obligaremos a los niños/as a prestar forzosamente.

Compartir:

A medida que los niños comienzan a jugar entre sí y cooperan en su juego, comienzan a ver el valor de compartir.

El verdadero compartir implica empatía, la capacidad de situarse en la mente de otra persona y ver las cosas desde su punto de vista. Los niños no son capaces de sentir una verdadera empatía antes de los seis años. No espere que un niño menor de dos o dos años y medio acepte fácilmente compartir. Los niños menores de dos años están en el juego paralelo  (jugando junto a otros niños, pero no con ellos). Se preocupan por sí mismos y sus posesiones y no piensan en lo que el otro niño quiere o siente. Pero, dada la orientación y la generosidad, el egoísta de dos años de edad puede convertirse en un generoso de tres o cuatro años de edad.

IMG-20170502-WA0020

Incluso a los cuatro o cinco años de edad se puede esperar un intercambio selectivo. Un niño puede reservar algunas posesiones preciosas sólo para sí mismo y compartir otras sin dificultad.

Intercambiar:

A la hora de intercambiar algo entre iguales debemos intervenir lo menos posible y dejar que se generen las relaciones sociales que ellos mismos han considerado. Incluso si como adulto se observa una relación ligeramente desigual debemos permitir que ambos experimenten estas sensaciones. Algunos niños desarrollan un sentido de justicia y equidad a una edad muy temprana y es mediante este tipo de juegos como se desarrollan en plenitud. Los juegos sociales de intercambio pueden funcionar como medio de relación entre iguales y son, en general, una herramienta muy interesante para este fin.

Podemos concluir, resumiendo, que no se debe intervenir en un proceso de compartir real y verdadero entre dos niños a menos que:

  • Haya una diferencia de edad significativa.
  • Uno de los dos se muestre descontento e incómodo.
  • Se sospeche de un intento de agradar o “comprar” el cariño o la amistad del otro. Los adultos no nos damos cuenta de cuánto favorecemos estas actitudes en los niños. Los “pequeños chantajes” a los que los sometemos hacen de caldo de cultivo para que sean futuros chantajeados o chantajistas. “- Si te comes la comida, te doy una chuche”, “Si te portas bien vamos al cine” …
  • Incapacidad de sostener un trato: Hay niños que madurativamente no tienen la capacidad de entender las relaciones contractuales que lleva implícita un intercambio y por lo tanto no pueden sostener un acuerdo.
  • Irreversibilidad de la acción: También son frecuentes los conflictos por no entender que el intercambio es para siempre, es decir, no reversible. En este caso se puede producir una gran tristeza por la pérdida de un objeto valorado.

 

Confiemos en el desarrollo y la autorregulación de los niños en procesos tan personales como en el compartir.

 

 

 

El árbol de los dientes

 

La caída del primer diente es un acontecimiento muy importante para cada niño/a. Suele significar el cambio a una etapa un poco menos física y más cognitiva. A menudo coincide en el sistema educativo convencional con el paso de infantil a primaria. (Son los procesos internos de desarrollo madurativo los que deben definir cuándo debe producirse un cambio tan drástico)

Además, en todas las culturas alrededor del mundo el hecho de la caída del primer diente está cargada de simbolismo y ciertos aspectos mágicos como la llega de del Ratón Pérez o el Hada de los dientes….

Si hablamos de conexión Familia- escuela, no podemos dejar de celebrar con ellos aspectos de esta magnitud en el mundo infantil. Siendo conscientes de la importancia de este acontecimiento, quisimos darle un espacio especial en la escuela. Aprovechando el entorno decidimos crear “El árbol de los dientes”

20170313_125854

En este árbol los niños y niñas cuelgan a modo simbólico un diente que dibujan y decoran ellos con su nombre y la fecha en la que se cayó. Algunos escriben o dibujan algo más…depende de cada uno, ¡al fin y al cabo es su diente!

Este acto simbólico genera:

  • Conexión entre el mundo familiar y la escuela. La caída del diente no es algo importante solo a nivel familiar sino escolar.
  • Cada vez que esto se da nos permite hablar sobre el cuidado corporal y normas de higiene tan importante como cepillarse los dientes, no tocar demasiado la mella con las manos sucias…Es decir, traducido a objetivos curriculares generales “Conocer su propio cuerpo y el de los otros y sus posibilidades de acción, respetando las diferencias, y adquirir hábitos básicos de salud y bienestar.”
  • Introducción de elementos de la naturaleza en el desarrollo de las actividades académicas cotidianas. Usamos un árbol como soporte y cetro de la actividad integrando de esta manera el mundo natural en el día a día.

 

Paralelamente desarrollamos un material para el conocimiento de las partes del diente que los niños y niñas pueden manipular en cualquier momento. Programamos la visita de Andrea del Pilar Burbano donde nos explicó como es la boca por dentro y como debemos cepillarnos y cuidarla.

 

Al niño no le pasa nada, le pasa a la madre

 

Queremos compartir con vosotros este especial artículo que refleja a la perfección lo que muchas madres atraviesan.

Son muchos los casos de niños que llegan a la escuela con “etiquetas” del sistema convencional y que, simplemente, tras respetar sus ritmos de aprendizaje avanzan con el resto de sus compañeros sin dificultad.

http://mamiconcilia.com/al-nino-no-le-pasa-nada-le-pasa-la-madre/

Recursos en la concepción del paso del tiempo

 

El paso del tiempo es un concepto complejo que se sitúa en el aprendizaje abstracto.

“Mañana me regalaste un balón” o “El cumpleaños de Papá va a ser ayer” son frases que solemos escuchar de niños o niñas de entre los 3 y los 6 años.

Para ayudar a ir poco a poco interiorizando el concepto de tiempo que manejamos actualmente (que será la antesala de poder comprender la historia, los hechos pasados y el presente en el que nos encontramos) existen una gran variedad de recurso.

El primero y más evidente para un niño es el cambio entre el día y la noche. El cielo se vuelve oscuro, es hora de ir a dormir, hasta los animales se duermen…Nuestro propio ciclo circadiano nos ayuda a interiorizar esto. Fijar con ellos actividades y enmarcarlas en la mañana o la noche va generando y concretando lentamente el concepto de tiempo. “Por la mañana desayunamos” ….

En la escuela para favorecer la adquisición del concepto de tiempo, debemos incorporar al proceso de enseñanza/aprendizaje diferentes estrategias, métodos y recursos:

  • Actividades de inicio y fin de la jornada: Terminar con un cuento o empezar la mañana con la reunión les hace tener cierta noción del tiempo (cuándo empezamos y cuándo acabamos) Algunos niños se enfadan mucho cuando, por cualquier motivo, no se cuenta el cuento ya que en sus estructuras internas de entendimiento de la realidad, literalmente el cole no termina hasta que el cuento no se cuenta.
  • Actividades de observación de la naturaleza: Contar con espacios naturales en las escuelas es esencial para observar el cambio de estación y las modificaciones que se producen. Los niños y niñas pueden observar cómo se caen las hojas de algunos árboles en otoño, como nacen flores en primavera o vienen insectos a visitarnos.
  • Mesas de observación de las estaciones: En cada estación preparamos mesas con objetos pertenecientes a la estación en la que nos encontramos.

img_201510280_112253

  • Relojes de arena: Para visualizar de una forma clara el paso de 2 minutos, 3 minutos o 5 minutos. Nos ayudan a guardar turnos.img-20170130-wa0035
  • Relojes de sol: Construir con palos relojes de sol permite visualizar el paso del tiempo de una forma .

 

  • Calendario y línea del tiempo: Tenemos calendarios hechos con pinzas de madera pintadas de colores donde cada color representa a un mes. Hay 365 pinzas y los niños van dándole la vuelta a una pinza cada día que pasa de manera que puede verse de forma gráfica cuántos días han pasado y cuántos quedan para que acabe o empiece un mes, una estación o un año. Este material se complementa con las líneas del tiempo determinado. que ayudan a integrar poco a poco el concepto del paso del tiempo. Son trocitos de papel donde los alumnos hacen una marca diaria, cada marca representa un nuevo día y así hasta completar un periodo de tiempo. Este material facilita futuras presentaciones relacionadas con lineas temporales
  • Cadena Anual: Es muy similar al calendario de pinzas, pero hecho con perlas, para que pueda manejarse de forma individual. Utilizamos la cadena anual para proporcionar una representación concreta de las estaciones, los meses y número de días en un mes. Al manejar estas cuentas se crea una memoria táctil, haciendo la conexión a conceptos abstracto como el paso del tiempo más profunda y duradera.

 

Esperar turnos, organizar su tiempo y contar con una estructura horaria regular va generando muy lentamente (hasta los 10 años no se adquiere en plenitud) el concepto de paso del tiempo en los niños. Por este motivo es importante respetar sus ritmos internos, generar rutinas seguras y no pretender que se entiendan conceptos históricos del pasado antes de que corresponda.

 

“Tan a destiempo llega el que va demasiado deprisa como el que se retrasa demasiado”. William Shakespeare.

Concierto interactivo A-badila

El pasado 20 de Enero asistimos a un concierto didáctico-participativo de la mano de A-badila.

El título nos resultó interesante: “La vuelta al mundo en 8o melodías” así que decidimos participar. Nos mandaron un dossier con la explicación didáctica del concierto y las pautas necesarias para preparar la interacción de nuestros alumnos/as.

Durante poco más de una semana los niños y niñas con la ayuda de Ale (nuestro profe con conocimientos musicales) estuvieron ensayando y preparando el concierto. En las vacaciones de navidad prepararon unas maracas o shakers caseros.

Llegó el día y nos desplazamos hasta el teatro, teníamos ganas y mucha curiosidad. Los alumnos y sus profesores se sentaron en las filas más próximas al escenario, los padres que quisieron acompañar lo hicieron las últimas filas.

20170120_114715_resized

20170120_115606

Comienza el concierto y vemos un conjunto de músicos de lo más variopinto, mezcla de edad, géneros y estilos. A mayor diversidad, mayor riqueza. Empiezan conectando directamente con el público y explicándonos que vamos a empezar un viaje por distintas partes del mundo y sus respectivos estilos musicales. Todo el espectáculo se desarrolla en clave de humor, un humor bien adaptado que hace que, tanto niños y niñas como adultos conectemos desde el primer minuto y no perdamos el interés en ningún momento.

Flautas, percusiones, voces, cuerdas, acordeón…hasta un cuerno podemos escuchar.20170120_120255

Nuestra experiencia fue estupenda, disfrutamos de un espectáculo muy bien organizado y pedagógicamente muy enriquecedor. Me gustaría resaltar algunos aspectos que considero interesantes a nivel pedagógico:

  • La organización y planteamiento del concierto: El hecho de ser un concierto interactivo nos obliga a preparar ciertas intervenciones con antelación con lo cual se están trabajando aspectos de interés incluso antes de asistir al concierto. Además el hecho de hacer al público participe obliga, en cierta medida, a estar atento y con los sentidos activos (todos sabemos que es cuando nuestros sentidos están al servicio de aprendizaje cuando este se vuelve significativo)
  • Discriminación auditiva: Al desarrollarse juegos en interacción con el público, así como guiños y chistes, se obliga a forzar un poquito el oído del espectador a la hora de reconocer diferentes sonidos (el sonido de un globo al caer, de un coche de carreras o melodías y acentos propios de diferentes países)
  • Reconocimiento de figuras musicales: Mediante un divertido juego interactivo los niños y niñas diferencian entre distintas figuras musicales y comprueban los tiempos en vivo y en directo.20170120_124353_resized

 

  • Colaboración: El hecho de trabajar desde el aula para, llegado el día, compartir nuestro trabajo con otras personas hace de esta propuesta una manera ideal de colaboración y cooperación entre personas que ni siquiera se conocen.
  • Aprendizaje entre iguales: Al ser un concierto representado por niños y niñas además de adultos, conecta directamente con los pequeños/as  ya que pueden fácilmente sentirse identificados.
  • Conceptos geográficos y culturales: Por si fuera poco, el planteamiento de la propuesta nos acerca a diferentes países destacando aspectos geográficos y culturales además de sus respectivas músicas.
  • Sentido del humor: volvemos a implicar al cerebro de forma directa, según los últimos estudios en Neuroeducación, “la risa puede ser un elemento esencial para el aprendizaje, pues crea un ambiente propicio para la enseñanza” (Ron Burguess, “Escuelas que ríen”, Ed. Troquel, Argentina 2004)

En definitiva, una experiencia que las escuelas y otras instituciones no deben dejar pasar. Son estas actividades las que enriquecen el currículum, dotan de herramientas docentes y acercan propuestas culturales a la educación. Actividades completas que demuestran el saber hacer, la vocación y el trabajo de las personas que lo organizan.

 

Quedamos a la espera del próximo concierto de A-Badila.